sábado, 31 de enero de 2009

Fisioterapia

4 comentarios:

Eri Cyrus dijo...

Nacer, crecer, madurar, envejecer y morir, es el ciclo natural de la humanidad. No conocemos como prevenir el envejecimiento, pero si podríamos lograr que este no nos tome de sorpresa, por eso es necesario estar previamente preparados.

La ancianidad es una etapa más en nuestra vida, para la cual debemos prepararnos, con el objetivo de disfrutarla, para aprender a vivirla de la mejor manera posible.

El hecho de que una persona adulta descubra que su cuerpo continuamente sufre cambios y sienta la necesidad de iniciar, continuar o potenciar una actividad física; que tome la iniciativa de controlar mejor su dieta alimenticia y su peso, su presión arterial, realizar exámenes y pruebas diagnósticas con cierta regularidad velar por su salud dental, tomar medidas de seguridad, en fin, prevenir, puede lograr por una parte, un cambio sustancial en su vida interior, favorecerá no solo su salud física, sino que potenciará un equilibrio personal mejorando su estado de ánimo y su salud, proporcionando agilidad que definitivamente mejorará su calidad de vida.

Desde el punto de vista social, la actividad física presenta una serie de ventajas de especial importancia; ayuda a prevenir posibles problemas y deficiencias tanto físicas como psíquicas, siempre y cuando se realicen periódicamente y adaptada a las posibilidades de cada persona considerando previamente los factores de riesgo.

Nuestro trabajo intenta destacar la importancia de la prevención primaria en la población de edad avanzada, y recalcar que cuanto más temprano se inicien las actividades, manteniendo una constancia en la práctica de las mismas, mayores serán los beneficios preventivos.

Bianchini dijo...

muy bueno

flor artavia dijo...

Llegar a la edad de oro, es un privilegio y un regalo que DIOS nos da, porque EL es el hacedor de la vida y por lo tanto, nos la da y nos la quita cuando EL lo desee.
Su posición es muy interesante en cuanto a la parte física, pero si pensamos holísticamente no podemos dejar de lado los aspectos emocionales, sociales y espirituales, condiciones de gran importancia a cualquier edad, pero aún más para aquellas personas que hacen honor a sus canas, con la sabiduría que los años les han dada y también porque abiertamente pueden expresar el amor, sin que se les mal interprete

Nancy Castro Hernández dijo...

Me gusta mucho tu blog. Eres una gran profesional, gracias por tu apoyo en nuestra labor en el curso de Docencia universitaria.